almas en pena

El silente espectro merodeaba taciturno por el campo santo. Tenía hambre y así pareciera un caníbal necesita alimentarse... No podía comerse a los vivos, estos estaban fuera de su alcance. Pero los espíritus recientes de gente fallecida, niños, ancianos, y mujeres. Era el alimento de los espectros andantes, por eso cada noche merodeaba el cementerio … Sigue leyendo almas en pena

Anuncios