ser como un niño

22793896_136532393661122_3713089932806324224_n

por pedro belmares olvera

Cuando es  uno niño  no se imagina las cosas que van a pesar en su vida, pero ¿porque no vemos las señales de las situaciones que van a venir? que pudieras ver tus errores, y que quizás eso te ayudarán en el futuro.

 

Al crecer todo el día estas discutiendo y las peleas con tus hermanos y padres, y la valentía junto con la estupidez no son buenas compañeras, ya después de razonar te das cuenta lo malo que tu hiciste  en el pasado con las personas a tu al rededor.

 

La niñez tiene ese encanto de ser benévolo con los demás, porque en el rencor ni la afición a nacido todavia, la a alegría y la felicidad son más frecuentes, que cuando es adulto porque todo nos perturbe.

 

El amor y la amistad son como flores en plena primavera en la niñez, al crecer siempre es otoño en el desierto, puede a ver pocas flores.

 

Sería más sencillo seguir siendo niños y ver la vida con amor, pero lo que nos consuela es que en la vejez volvemos hacer como niños.

Anuncios

entre tinieblas y oscuridad

22793896_136532393661122_3713089932806324224_n

por pedro belmares o.

Dentro de uno mismo hay un lado oscuro que despierta cuando las cosas no están bien, es como si fuera un defensor que intercede por nosotros y destruye a nuestro opresor.

 

Se alimenta de la tristeza del rencor que podríamos tener hacia los demás, el habita en la oscuridad de nuestro ser, es que ¿porque sufrimos las humillaciones de los demás?  Sin que uno no lo desea y por qué destruirse.

 

Por eso la soledad nos convence a estar con ella todo el tiempo, para que nadie nos hiera con sus palabras, estamos cansados de padecer bajo las tinieblas y la maldad.

 

Este mundo ya no existe el hacer el bien al prójimo, porque el mal ya ha ganado y le ha dado al hombre el poder destruir a la raza humana, porque el bien se ha dejado vencer de una forma fácil, quizás el hombre no quiso aceptar las leyes divinas y es por eso que ahora habita en tinieblas.

LA DICHA DEL BUEN MORIR

henrik-aarrestad-uldalen-08

por pedro belmares

Es la dicha del buen morir que todos quisimos disfrutar de una muerte tranquila, sin dolor alguno y sin pena, ya nada de este mundo no hará falta ni tampoco nos llevaremos nada,

 

El hombre es el único animal que sabe que va a morir y es ésa una vivencia difícilmente tolerable., per quizás tuvimos toda la vida para acepta que aun día nos vamos a morir y tal vez sea en cualquier momento, pero sin duda no hay que temer a nuestro último día.

 

En la esencia de la sabiduría nos ofrece la esperanza de la vida y de la muerte es algo inexplicable, por un lado podemos ver el nacimiento de un bebe y la transición de muerte de una persona adulta, Puede especularse que el vigor de la ciencia responde al deseo de manipulación de la naturaleza.

 

El hombre no está nunca en la vida, aunque viva en el cuerpo, ya que es más bien un muriente que un viviente”.

una infinita escalera reflexion personal

  Imagina que estás frente una gran escalera está junto a ti esa persona que es importante para ti y novio tu novia su esposo esposa amigo  etcétera y están fuertemente tomados de la mano,  mientras están en el mismo nivel todo  está perfecto es disfrutable pero de pronto tú subes un escalón  pero esa persona no esa persona prefiere mantenerse en el nivel inicial.

 bueno no hay mucho problema es fácil aun así estar tomados de las manos  pero de pronto tú subes un escalón más esa persona se niega nuevamente hacerlo ya a las manos y con dos escalones por distancia ha empezado a estirarse y ya no es tan cómodo como al principio  más adelante su vez un escalón más ya el tirón es fuerte ya no están disfrutable.

 y empieza a sentir que le  frena en tu avanza tú quieres que esa persona se va contigo para no perderla desafortunadamente para esa persona no ha llegado el momento de subir de nivel así que se mantiene en su posición inicial finalmente.

a su vez un escalón más  ella y si es muy difícil mantenerse unido le duele y mucho luchas entre tu deseo de que esa persona suba de no perderla pero tú ya no puedes ni quieres bajarla siguiente nivelen  movimiento hacia arriba viene lo inevitable se soltarán de las manos puedes quedarte ahí y llorar y patalear tratando de convencerse de que siga que  te acompañe puedes incluir contra todo tu ser y tú mismo a bajar de nivel con tal de no perderle pero después de esa ruptura en el lazo.

  ya nada es igual así que por más doloroso y difícil que sea entiende es que no puedes hacer  más que seguir avanzando esperar que algún día si algún día suceda que  él también tengan la oportunidad de su  miss esto pasa cuando inicia su camino de crecimiento interior en este proceso en ese avance pierdes muchas cosas  pareja amigos trabajos pertenencias casas todo lo que ya no coincide con quién te estás convirtiendo ni puede estar en el nivel al que éstas acezando puedes pelearte con la vida entera pero el proceso es así el crecimiento personal exceso personal.

 individual no en grupo puede ser que después de un tiempo esa  personales y de emprender su propio camino y te alcance o incluso suba mucho más que tú pero es importante que ésta es consciente de que no se puede forzar nada en esta vida llega un momentáneos escalera hacia  convertirse en una mejor persona en que puedes quedarte solo un tiempo duele  claro que duele y mucho pero luego  conforme vas avanzando te vas encontrando en esos niveles con personas mucho más afines antipersonas que gracias a su propio proceso están  en el mismo nivel que tú y que si tú  sigues avanzando ellos también en estos niveles de avance ya no hay dolor no hay apego no hay sufrimiento  hay amor comprensión respeto absoluto.

  así es nuestra vida una infinita escalera  donde estarás con las personas que  estás en el mismo nivel que tú y si alguien cambiar la estructura la estructura se acomoda mí me costó  mucho trabajo soltarme aún después de la fuerte ruptura seguía viendo para atrás esperando un milagro el milagro  apareció pero no de la manera en que hubiera supuesto aparecido bajo otros nombres otros cuerpos otras personas otras actividades perdía un amigo y gana  más perdió  al trabajo y ahora tengo un excelente trabajo y con oportunidades detener más de lo que soñé alguna vez perdió un auto que no me gustaba ya hora. maneja  flautado mis sueños tal vez ahora no lo tengo pero mañana no tendré  perdió una mujer a la que creía mar  para darme cuenta que ahora lo que hago en este momento de dividían siquiera  podía soñar lo hace unos cuantos meses después de escucharlo anterior  seguramente ya podemos entender por qué nos encontramos con diferentes personas  a la vida y porque otras se van quedando  atrasa menudo mantengo largas conversaciones conmigo mismo rara vez entiendo lo que digo pero hoy te invito a que hoy siga avanzando mucho sin descansar.

que tan crueles somos los mexicanos

 

Los niveles de crueldad a los que escala una sociedad, son inversamente proporcionales al grado de histeria y miedo colectivo, en el que sobreviven sus habitantes.

Descabezados, destazados, colgados, agujerados y hasta disueltos en ácido, como si fueran parte de un pozole. Lo que antes de denominaba amarillismo puro y se leía solamente en las páginas del “Alarma”, hoy invade los periódicos, las revistas, los noticieros de televisión y todos los sitios de Internet que se relacionen con México, en alguna forma.

Estaría de más repetir las cifras de muertes violentas que aterran al país, porque ya todos sabemos que el primo de un amigo, hijo de un vecino que era nuestro compadre, hermano del que no vino a la fiesta, murió en esas horribles circunstancias que preferimos ignorar. Ya le tocaba…

No, no tiene que ver con los altos índices de delincuencia, con la inseguridad o con la corrupción en el gobierno. Tiene que ver con la enorme desconfianza con la que millones de mexicanos circulan, pensando que todos a su alrededor son criminales en potencia, delincuentes esperando la oportunidad de asaltar sus tristes bolsillos de 20 centavos. Eso poco a poco ha minado nuestra empatía, al grado de que no tenemos idea de quién es el que tenemos a un lado, y somos víctimas hasta de nuestra propia sombra.

La capacidad de asombro frente a la crueldad es lo que más hemos perdido los mexicanos, en los últimos años. Cada vez más sangre y menos empatía humana son las cosas que nos caracterizan, mientras nos volvemos indiferentes ante el avance de la violencia, frente a nuestros ojos.

No hay manera de salvar a un país que no se conduele ante su propia pérdida de humanidad. Tal como sucede en México, la muerte con violencia y todo su contexto es un asunto que preferimos ignorar cada vez más, los medios de comunicación nos ayudan a distraernos de la realidad, y para casi todos resulta normal que la situación se esté desbordando.

Lo que más nos arde

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) refiere que México ocupa el tercer lugar a nivel mundial en maltrato y crueldad animal, solamente superado por países como Estados Unidos y España.

Si no podemos ser benevolentes con otras formas de vida, evidentemente tampoco lo podemos ser entre nosotros mismos. Nuestra sociedad refleja la violencia y el odio, en la manera en que tratamos a los animales e incluso en la ausencia de leyes que defiendan su dignidad.

Lo peor del caso es que –sin querer– vamos alimentando a las nuevas generaciones en la indiferencia y el desinterés social. Siendo así el futuro que nos espera, es bastante aterrador.