odiar

od.png

Pocos  sabemos el  verdaderamente el sentimiento del odio, el error de confundirlo con otros como la ira, la rabia o la impotencia. El odio va más allá de una disputa o discusión. Es mucho más que el mal humor hacia alguien. Odiar es sentir una tremenda decepción, es sentir una desagradable desesperación por la impotencia de quién no puede hacer nada. Odiar es vivir un descontrol de emociones negativas que rompen contra el corazón, destrozando la bondad y convirtiéndola en asco.

 

Nadie mejor que ella sabía lo que era odiar y su corazón lo sufrió desde muy joven. Lo experimentó hasta hacerlo parte de su día a día. El odio tintó su sangre de negro, cubrió su rostro negándole cualquier otra expresión. Ese odio era su único pensamiento, su mayor mal y el desvío del camino que jamás debió tomar.

 

En sus retinas quedaron grabados todos los golpes que ella sin recibirlos sufrió. Quien aprende a odiar se olvida de olvidar, y ella almacenó en su interior los golpes, insultos, humillaciones y gritos que le salpicaron y chocaron contra su rostro, hasta penetrar en lo profundo del dolor.

 

En su mente afloraba el pensamiento de la venganza como el único final correcto.

 

Ella sentía que tenía que hablar, gritarle al mundo la crueldad que soportó, pero unas alargadas manos en forma de sombra taparon su boca, impidiendo que pudiera expresar ese odio que poco a poco se iba haciendo cada vez más grande. La sombra de la corrupción y del silencio amordazaron durante un tiempo su verdad, pero su furia interior seguía intacta, seguía gestándose, haciéndose fuerte y resistente a quienes querían callarla.

 

El odio se apoderó de su identidad, su mirada se tornó oscura, sin fondo, sin brillo, sin expresión. Su corazón tomó la forma de un dragón y cada latido fue transformado en una bocanada de fuego. Las alas del dragón la elevaron e impulsaron para escapar del silencio impuesto y obligado. Se alzó por encima de éste llevando en su espalda el odio tatuado. Siempre consigo, pegado a ella, inyectado en su mirada.

Anuncios

cuando tengas miedo a la vida

efce2c0310fee3f4d478d7ae074eea32.jpg

 

EI miedo es una de Ias peores enfermedades que padece el ser humano, el
miedo paraliza, limita, te ata de manos y te impide vivir feliz y desarrollar
todo tu potencial, La realidad es que tu puedes ser‘ hacer y tener todo lo
que deseeu. pero primero debes superar el miedo a tomar accién y
recuperar eI control de tu Vida. Mira el video y preparate a despegar y
alcanzar Ias estrellas.

romper los limites

En la vida de cada personas hay ciertos limites que para otros les molestan y esto limites no nos define como persona pero cambia como nos ven los demás, y son nuestros limites que muchas veces no nos dejan movernos, nombrare algunos como necedad y la incomprensión esas son los limites que yo veo que deja ciegos a las personas pero también por otra parte no hay entendimiento que la otra persona que quiere ayudarnos por que falta tolerancia de ambas personas para entenderse, al final nuestra necedad la vamos a dejar aun lado cuando veamos que no avanzamos.

Que encontremos en nosotros mismo el querer poder comunicarnos con facilidad y que cada quien ponga un granito de arena.

como te hablas a ti mismo

A lo largo de todo el día tenemos constantemente pensamientos en la cabeza, a veces son en forma de imágenes y en ocasiones son frases que nos decimos a nosotros mismos. No solemos prestarles atención sino que cuidamos más nuestras palabras cuando se las decimos a otras personas que cuando nos las decimos a nosotros mismos.

 

Si vivimos al lado de una persona que es muy negativa, que se queja mucho, vamos a darnos cuenta de que disfrutamos menos de aquello que estamos experimentando, dado que sus palabras nos afectarán en nuestra interpretación de la situación.

Si durante algunos minutos o algunas horas al día escucho a mi jefe decir que no soy capaz o a alguien cercano opinar que mi manera de vivir la vida no es válida, al llegar la noche probablemente tenga dudas acerca de si soy buena en mi trabajo o de si mi vida va por el camino que debería… ¡Y sólo han sido unos minutos al día! ¿Cómo me afectará mi propia negatividad? El escucharme a mi misma durante todo el día críticas acerca de mi persona, de mi comportamiento o de mi vida.

Se trata de algo muy peligroso que encierra un gran poder… es el diálogo interno. Todas aquellas frases y palabras que nos decimos al interpretar situaciones o al valorarnos a nosotros mismos… si a cada fallo que pueda cometer me digo que no soy válida desde luego terminaré creyéndolo, si pienso en negativo y constantemente escucho dentro de mi cabeza frases del estilo “no seré capaz”, “siempre meto la pata”, “no se me da bien, seguro que me equivoco” afectarán directamente a mi conducta y a mi autoestima.

que hacer con el orgullo

El orgullo se preocupa en quien esta en lo correcto. La humildad se preocupa en que es lo correcto. Danos like en Facebook: https://www.facebook.com/valoresparatodalavida:

El orgullo es falta de reconocimiento de que nuestra personalidad NO forma parte de algo simplemente maravilloso…
Miremos el cielo en una noche estrellada… El orgullo nos hace sentir solos… Si perdemos el orgullo… una noche… mirado las estrellas… sentiremos que todos los seres que habitamos este planeta, somos el planeta… estamos pegados a él… y nuestro planeta junto con los demás, forman nuestro sistema solar que tiene como centro una estrella como esas que vemos… Somos parte de las estrellas… Seguramente en otro planeta de otra estrella exista un ser preguntándose lo mismo… sintiendo lo mismo…

Todos los éxitos terrenales que podamos obtener están muy bien cuando estamos proyectados… jugando a vivir un tipo de vida… pero de nada sirven cuando nos sumergimos en la Unidad…

Los habitantes de la estrella mas cercana no pueden leer la marca de nuestro reloj de muñeca… es más… no creo que les importe…

Nuestro orgullo nos impide ver la pequeñez de nuestra personalidad… Creyéndonos tan importantes… tan grandes… lo único que conseguimos es provocar enfermedades que se manifestarán con parálisis y envaramiento del cuerpo.

Para deshacernos del orgullo empecemos a pedir perdón cuando tropecemos con alguien desconocido… Demos las gracias sin apretar tanto los labios… Pidamos ayuda cuando la necesitemos… Superemos las dificultades para decir “Buenos días o Hasta luego” en lugares como en un ascensor… Digámosle te quiero a quien debiéramos decírselo…

Aceptemos que por más éxito material que hayamos obtenido… que por mas lugares del mundo que hallamos visitado… no estamos aquí para jugar a presumir…

Cuando el orgullo nos asalte (debemos estar en estado de alerta para detectar que nos asalta el orgullo), tratemos de darnos cuenta de que nuestras personalidades no son nada en sí mismas.

¡Nuestra humildad debería ser infinitamente mayor, para reconocer nuestra propia fragilidad ante el Gran Arquitecto del Universo!… La Humildad es una lección para el ego… Porque el ego se ha engañado a sí mismo creyendo que es real y tiene amor propio