entre tinieblas y oscuridad

22793896_136532393661122_3713089932806324224_n

por pedro belmares o.

Dentro de uno mismo hay un lado oscuro que despierta cuando las cosas no están bien, es como si fuera un defensor que intercede por nosotros y destruye a nuestro opresor.

 

Se alimenta de la tristeza del rencor que podríamos tener hacia los demás, el habita en la oscuridad de nuestro ser, es que ¿porque sufrimos las humillaciones de los demás?  Sin que uno no lo desea y por qué destruirse.

 

Por eso la soledad nos convence a estar con ella todo el tiempo, para que nadie nos hiera con sus palabras, estamos cansados de padecer bajo las tinieblas y la maldad.

 

Este mundo ya no existe el hacer el bien al prójimo, porque el mal ya ha ganado y le ha dado al hombre el poder destruir a la raza humana, porque el bien se ha dejado vencer de una forma fácil, quizás el hombre no quiso aceptar las leyes divinas y es por eso que ahora habita en tinieblas.

Anuncios

mi lado oscuro

Pedro Jesus Belmares Olvera

por pedro belmares olvera

En este momento hay una parte  de mí que me  lleva descubrir mi lado oscuro, donde la tristeza invade todo mi cuerpo, donde el cielo se nubla por completo y no deja ver el lado bueno de mi vida, y es la maldad nace otra vez en mi enfurecida.

Todo se oscurece y me hace despertar y ver a todas las personas que ignoraron  ó que me hicieron daño, es desear que a ellos los traten igual que destruyan su corazón, la vida ha veces no te muestra  la realidad de las cosas, y cuando la oscuridad aparece de alguna forma todo es tan claro, vez la maldad en   las personas.

El mundo no ha cambiado porque la maldad ha estado desde el principio de los tiempos, porque los seres humanos traen la semilla  del mal, algunos personas tratan cambiar  y hacerse buenos pero todo los que está  a su alrededor lo pudren con su maldad, nadie quieren ganarse el cielo porque saben como son el realidad.

Quisiera ver que la vida tiene un lado brillante, donde las personas se han buenas, y que el mundo donde vivo no sean tan destructivo donde Dios nunca se aleje de nosotros.