nunca digas no puedo

Has estado en una alta presión donde tú mismo dices ¡ya no puedo! Y prefieres derrumbarte a seguir con lo que verdaderamente amas que es tu trabajo o a una relación amorosa, somos predispuestos al fracaso y de allí nadie nos saca. El rendirse nos limita y no obstaculiza ver hacia la meta la cual … Sigue leyendo nunca digas no puedo