el juego de la vida

La mayor parte de las personas piensa que la vida es como una batalla, pero la vida no es una batalla sino un juego.

No obstante, es imposible ganar en este juego si no se tiene el conocimiento de la Ley Espiritual.

Todo lo que el hombre siembra, lo cosechará, esto quiere decir que un ser humano recibirá aquello que dé con su palabra,

Si amas y a su vez será amado; si juzga, no podrá evitar que lo Juzguen, si miente, alguien le mentirá; si defrauda.

Nosotros aprendemos que en el juego de la vida es muy fácil herir sin saber porque uno lo hacen, asi que tendremos que guarda el corazón porque en él brotan las fuentes de la vida.

Anuncios

me robaste el corazon

Para poner un beso suavemente en los labios,
Tan dulce, tan delicado.
Es como recoger las gotas de rocío,
de los pétalos de una rosa.

Te tengo cerca, te sientes tan seguro,
al abrigo de la lluvia.
Tormentas que crecen, que nos rodea, nos tememos,
Tomo tu mano, te mantiene a salvo.

Veo un corazón de oro, tu alma tan pura.
Verá, usted es un ángel, un ángel para mí.
No pude, pero caída locamente enamorado,
Tú eres el que me robó el corazón!

como hacer un poema

Si ustedes se preguntan si los poemas son difíciles de hacer, pues yo les diría que no, tan solo se necesitar estar enamorado o ilusionado de alguna persona, habría que escullar  en el fondo de  tus sentimientos y escribirlo poco a poco, todo empieza armando un gran rompe cabezas.

 Un poema puede ser sobre cualquier cosa, desde el amor a la puerta oxidada en la vieja granja, escribir poesía puede ayudarle a ser más elocuente y mejorar su estilo lingüístico. Sin embargo, dónde empezar. Aunque escribir poesía es sin duda una habilidad que mejora con la práctica.

El amor siempre ha sido el personaje principal en una poesía y desde un pensamiento sincero hacia la persona que amas, puede ser sólo el pasaje al corazón de su amada, todo lo que tienes que hacer es ser valiente y creativa y ser un paciente editor y escritor comprometido, el amor no puede brillar en el primer borrador.

Leer te servirá mucha a grandes puestas de la historia como pablo Neruda y veras como escribe, espero que lo intentes y se lo des al amor de tu vida.

poema la risa don roberto gomez bolaños

Hay en el mundo un sonido
que por sí solo podría
conformar la melodía
más grata para el oído.

Es de todos conocido
y, desde luego evidente,
que no tiene equivalente
en la faz del mundo entero.

Por supuesto me refiero
a la risa de la gente.
La tosca risa del viejo,
la suave risa del niño,
la que brota por cariño,
la que estalla sin complejo.

La que suena cual añejo
crujir de una crinolina,
risas de voz cristalina
y carcajadas sonoras
que son como las tamboras
de una banda pueblerina.

Risas que son oda y canto,
gritos de triunfo, poesía,
acicate en la alegría,
paliativo en el quebranto.

A la vida, por lo tanto,
le tengo que agradecer
que por mi doble quehacer,
escritor y comediante,
es la risa mi constante
y fascinante placer.

infancia perdida

Deja de llorar, seca tus lágrimas
con mi pañuelo, eres victima inocente
de un presente sin escrúpulos
obligándote a crecer y saltar tu niñez.

Sales a trabajar en busca de dignidad propia
y para tu familia, pero el lugar para ti
esta en la escuela en ella podrás forjar un
buen pasar.
Si lo se, es imposible estudiar con
las ideas dispersas, pierdes la
concentración, quien podría hacerlo
con los ruidos de un estomago hambriento.

Ojitos tristes, manos laboriosas,
risas esporádicas, la necesidad
traza tu destino, pone en tu camino
situaciones que no son para ser
enfrentadas por un niño.

Así vas conociendo las miserias
humanas, esa sensación de ser esquivo,
por el miedo al engaño que tantas
veces te ha hecho daño.

Infancia perdida…
hombres y mujeres
de un futuro cercano,
sin tener la capacidad
de poder razonar.

Su desarrollo no fue optimo,
son personas manipulables por un
gobierno que juega con sus necesidades,
para su voto poder asegurar
y en las elecciones triunfar.

ANONIMO

Inocencia

un momento para la poesia

MANUEL ACUÑA

 

 

 

FRENTE AUN CADAVER
¡Y bien! Aquí estás ya…, sobre la plancha
donde el gran horizonte de la ciencia
la extensión de sus límites ensancha.Aquí, donde la rígida experiencia
viene a dictar las leyes superiores
a que está sometida la existencia.

Aquí, donde derrama sus fulgores
ese astro a cuya luz desaparece
la distinción de esclavos y señores.

Aquí, donde la fábula enmudece
y la voz de los hechos se levanta
y la superstición se desvanece.

Aquí, donde la ciencia se adelanta
a leer la solución de ese problema
que solo al anunciarse nos espanta.

Ella, que tiene la razón por lema,
y que en tus labios escuchar ansía
la augusta voz de la verdad suprema.

Aquí está ya… tras de la lucha impía
en que romper al cabo conseguiste
la cárcel que al dolor te retenía.

La luz de tus pupilas ya no existe,
tu máquina vital descansa inerte
y a cumplir con su objeto se resiste.

¡Miseria y nada más!, dirán al verte
los que creen que el imperio de la vida
acaba donde empieza el de la muerte.

Y suponiendo tu misión cumplida
se acercarán a ti, y en su mirada
te mandarán la eterna despedida.

¡Pero no!…, tu misión no está acabada,
que ni es la nada el punto en que nacemos,
ni el punto en que morimos es la nada.

Círculo es la existencia, y mal hacemos
cuando al querer medirla le asignamos
la cuna y el sepulcro por extremos.

La madre es solo el molde en que tomamos
nuestra forma, la forma pasajera
con que la ingrata vida atravesamos.

Pero ni es esa forma la primera
que nuestro ser reviste, ni tampoco
será su última forma cuando muera.

Tú sin aliento ya, dentro de poco
volverás a la tierra y a su seno
que es de la vida universal el foco.

Y allí, a la vida, en apariencia ajeno,
el poder de la lluvia y del verano
fecundará de gérmenes tu cieno.

Y al ascender de la raíz al grano,
irás del vergel a ser testigo
en el laboratorio soberano.

Tal vez para volver cambiado en trigo
al triste hogar, donde la triste esposa,
sin encontrar un pan sueña contigo.

En tanto que las grietas de tu fosa
verán alzarse de su fondo abierto
la larva convertida en mariposa,

que en los ensayos de su vuelo incierto

irá al lecho infeliz de tus amores
a llevarle tus ósculos de muerto.Y en medio de esos cambios interiores
tu cráneo, lleno de una nueva vida,
en vez de pensamientos dará flores,

en cuyo cáliz brillará escondida
la lágrima tal vez con que tu amada
acompañó el adiós de tu partida.

La tumba es el final de la jornada,
porque en la tumba es donde queda muerta
la llama en nuestro espíritu encerrada.

Pero en esa mansión a cuya puerta
se extingue nuestro aliento, hay otro aliento
que de nuevo a la vida nos despierta.

Allí acaban la fuerza y el talento,
allí acaban los goces y los males
allí acaban la fe y el sentimiento.

Allí acaban los lazos terrenales,
y mezclados el sabio y el idiota
se hunden en la región de los iguales.

Pero allí donde el ánimo se agota
y perece la máquina, allí mismo
el ser que muere es otro ser que brota.

El poderoso y fecundante abismo
del antiguo organismo se apodera
y forma y hace de él otro organismo.

Abandona a la historia justiciera
un nombre sin cuidarse, indiferente,
de que ese nombre se eternice o muera.

Él recoge la masa únicamente,
y cambiando las formas y el objeto
se encarga de que viva eternamente.

La tumba sólo guarda un esqueleto
mas la vida en su bóveda mortuoria
prosigue alimentándose en secreto.

Que al fin de esta existencia transitoria
a la que tanto nuestro afán se adhiere,
la materia, inmortal como la gloria,
cambia de formas; pero nunca muere.